Si estás buscando un auto, hay buenas razones para no comprar el nuevo Bolt de Chevrolet. Tal vez lo que buscas son asientos de piel o largos viajes al medio de la nada. Pero si esto no es lo que estás buscando, el nuevo vehículo eléctrico de largo alcance de General Motors será suficiente. Y en el mejor de los casos, una gran sorpresa.

A General Motors Co. (GM) 2017 Chevrolet Bolt EV vehicle sits on display during the 2016 North American International Auto Show (NAIAS) in Detroit, Michigan, U.S., on Tuesday, Jan. 12, 2016. Last year's auto show featured 55 vehicle introductions, a majority of which were worldwide debuts, and was attended by over 5,000 journalists from 60 countries. Photographer: Andrew Harrer/Bloomberg

(Andrew Harrer/Bloomberg)

No debería haber sido así. Se esperaba que el primer auto eléctrico accesible en superar los 380 kilómetros en una sola carga fuera un vehículo con un montón de “peros”. De hecho, las cosas más impresionantes del Bolt son los atributos de los que carece. El auto no es pequeño ni aburrido ni lento. Y superó hábilmente su meta, presentándose con un rango estimado por las autoridades ambientales de Estados Unidos de 383 kilómetros, casi la misma distancia en carretera entre la Ciudad de México y Acapulco.

Sin embargo, no tiene una línea atractiva. “Pragmático” es probablemente el mejor adjetivo para describirlo. Parece un vaina inflada llena de unos esforzados toques de diseño: pliegues pronunciados, componentes de plástico negro y demasiadas luces. No obstante, el diseño estrafalario funciona como magia en el interior. Chevy logró colocar el asiento del conductor alto para tener una visión dominante del camino, al tiempo que dejó mucho espacio sobre la cabeza para las personas altas en los asientos traseros y delanteros.

The General Motors Co. (GM) Chevrolet Bolt electric vehicle (EV) is displayed during the 2016 Consumer Electronics Show (CES) in Las Vegas, Nevada, U.S., on Thursday, Jan. 7, 2016. CES is expected to bring a range of announcements from major names in tech showcasing new developments in virtual reality, self-driving cars, drones, wearables, and the Internet of Things. Photographer: David Paul Morris/Bloomberg

(David Paul Morris/Bloomberg)

El diseño del Bolt no es ni futurista ni atemporal, pero probablemente ese sea el punto. GM ha diseñado audazmente autos eléctricos en el pasado y no le fue bien. El Bolt simplemente se parece a muchos de otros autos contemporáneos. Uno se acostumbra a la forma. Es atlético; pequeño sin ser enclenque; robusto sin estar inflado.

Darin Gesse, gerente sénior de estrategia de productos de GM, admitió que el diseño fue secundario a la funcionalidad. “Hablamos con los clientes sobre qué querían y todo se redujo a rango y precio y rango”, dijo. “Todo lo demás ni siquiera ocupó un segundo lugar en la lista; quedó en el noveno puesto”.

Pero en ruta, el Bolt es encantador. Es rápido, incluso para un auto eléctrico, gracias a un menor peso relativo y un engranaje más inteligente del motor eléctrico. Acelera sin problemas hasta su límite de poco más de 150 kilómetros por hora.

El viaje es al mismo tiempo misericordioso y firme, gracias a la experiencia de afinamiento del chasis de GM y al gran bloque de la batería que mantiene al vehículo pegado al piso en los giros, endurece el cuadro y absorbe la vibración.

GM gasta cerca de 9 mil dólares (184 mil pesos) en cada una de ellas, pero claramente eso se recupera de alguna forma en el interior del auto que es un collage barato de plástico y goma dura que se siente barato hasta para un auto de 30 mil dólares (600 mil pesos).

2017 Chevrolet Bolt EV

(2017 Chevrolet Bolt EV)

Las partes importantes son mejores. La pantalla táctil de 10.2 pulgadas del panel es sensible e intuitiva para usar. Tiene WiFi, que funciona realmente. Tras el volante, el centro de medidores aporta, además de la velocidad actual, otras mediciones en tiempo real, como la cantidad máxima, mínima y promedio de kilómetros que le quedan a la batería, lo cual se calcula constantemente sobre la base de cómo se conduce el auto y cómo está funcionando el sistema de climatización.

Una de las mejores características del Bolt es un mando de freno regenerativo detrás del volante, que de manera simultánea desacelera el auto y recarga la batería cuando se lo acciona. Después de 20 minutos de manejo, casi no usé el pedal del piso. Es adictivo, encantador y un constante recordatorio de la razón de ser del auto.

Ingeniería financiera

¿Cómo pudo GM sacar un auto de 30 mil dólares con un rango de más de 380 kilómetros?

GM puede repartir costos e ingresos en una flota de cerca de 40 vehículos y cuatro marcas distintas. Compra y provee partes y soluciones de ingeniería a lo largo de la compañía, que además cuenta con una planta de ensamblaje en las afueras de Detroit desde 1983, donde durante cinco años ha fabricado el Chevrolet Sonic. Las baterías se compraron a LG Chem en Corea.

Se estima que la compañía perderá en torno a los 9 mil dólares por Bolt, pero probablemente no analiza los números así. El vehículo es en parte un ejercicio de investigación y desarrollo, y en parte, gasto en marketing. Los costos de las baterías de seguro caerán.

Y con el aumento de la exigencia de vehículos eléctricos a 10 estados de la Unión Americana, el Bolt permitirá que GM venda más camionetas Silverado con márgenes mucho mayores sin pagar multas o comprar créditos de competidores.

Bloomberg

24.751 Responses to Chevrolet Bolt: El auto (¿feo?) del futuro no es un Tesla

  1. Jose Bauer dice:

    UGPSHTLIN A asperiores a suscipit aliquam. Debitis nam vita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.