Un vehículo que ha estado largo tiempo estacionado, guardado en el garaje, sin que se haya utilizado durante un largo periodo puede registrar mal funcionamiento en varias partes.

José Luis Alarcón Vela

Dice un conocido refrán que “lo que no se usa, se echa a perder”, y en materia automotriz resulta verdaderamente cierto. Si  bien es cierto que los vehículos pueden sufrir averías en cualquier momento de su vida útil, el “guardarlos” y dejar de utilizarlos puede provocar más problemas que si los mantenemos en actividad.

desktop-1426694532

No es bueno un largo descanso

Dejar un auto sin usar, abandonado en el garaje de la casa, o peor aún, a la intemperie y, en el mejor de los casos, con solo una lona como protección, le traerá complicaciones que de primera vista no se ven, pero al momento de “regresarlo a la vida” van apareciendo y se convierten en gastos no previstos.

El no hacer uso del coche en mucho tiempo puede afectar:

Las llantas. Cuando el automóvil permanece inactivo durante mucho tiempo, el peso deforma las llantas.

El motor. El corazón de cualquier vehículo es el motor, y éste necesita poner en movimiento todo un conjunto de líquidos y partes que sin uso se resecan, forman sedimentos, tapan o pierden sus propiedades. El motor necesita funcionar con cierta periodicidad.

La batería. Un acumulador conectado a un auto inactivo puede significar el consumo total de la batería incluso si nunca se enciende el motor del coche.

El aire acondicionado. Muchos, aunque jamás dejan de utilizar el coche, es raro que hagan uso del aire acondicionado, un gran error ya que este sistema tiene elementos que necesitan lubricación para funcionar correctamente y se hace necesario utilizarlo por lo menos una vez al mes.

Cristales eléctricos. Al basar su mecanismo en componentes eléctricos movibles, si se dejan de usar largo tiempo, se pueden resecar algunas secciones o ser invadidos por el óxido.

Transmisión. Para que funcione la caja de velocidades se necesita que cuente con un buen nivel de lubricación para mantenerse limpia y en buen estado. Si el automóvil no se usa durante mucho tiempo, los piñones y otros elementos se oxidan.

Frenos. Parte vital de todo vehículo. Los frenos utilizan un líquido para funcionar correctamente, y este debe ser vigilado y ser cambiado con cierta frecuencia dado que se trata de un elemento que absorbe agua de la atmósfera, lo que provoca que el punto de ebullición aparezca antes y que se oxiden piezas que afectan al sistema. El líquido de frenos debe ser cambiado cada dos años.

El dejar un auto sin usarse largo tiempo puede provocar el fadding, una falla que consiste en que los frenos dejan de funcionar por completo debido a que la temperatura se reduce y empieza a hervir el líquido. También puede ocurrir que se oxiden las piezas y el sistema ABS.

Si piensas “dar descanso” a tu auto durante varios meses, recuerda:

Trucks drive past a car covered in bauxite dust near Kuantan Port in Kuantan, Pahang, Malaysia, on Monday, Jan. 11, 2016. Bauxite mining in Malaysia went on a tear after neighboring Indonesia banned exports, transforming an industry that hardly existed until 2013 into China's biggest supplier. Now, chunks of farmland resemble moonscapes of bauxite quarries and dusty rock piles, which some residents say have polluted the environment. In response, the government halted mining on Jan. 15, starting a three-month moratorium to gain control over an industry that's exposed gaps in Malaysia's mining laws. Photographer: Sanjit Das/Bloomberg

  1. Arrancarlo por lo menos una vez cada 10 días.
  2. Mover el vehículo, así el peso del coche no recaerá siempre en el mismo punto de apoyo.
  3. Dejar el depósito lleno. Cuanta menos cámara vacía haya, habrá menos espacio para evaporar. Además con el continuo incremento a gasolinas el dejar lleno el tanque será un pequeño ahorro.
  4. Desconecta la batería, pero ten en cuenta que se borrarán las memoras del radio, el reloj y puede que se desprogramen ciertos elementos eléctricos de funcionamiento del vehículo. Ojo con esto.
  5. Aumenta la presión de las llantas. Obviamente sin sobrepasar los límites lógicos. Llenar un poco más las llantas cuando el coche va a estar parado mucho tiempo ayuda a evitar deformaciones. Un truco extra para evitar daños en las ruedas ante la inactividad puede ser utilizar torres o caballetes y colocarlos bajo el coche.
  6. Encéralo. Dejar una capa de cera a tu vehículo hará que la pintura se conserve mejor.
  7. Cúbrelo. Utiliza una buena lona que no vaya a provocar manchas o desperfectos por humedad.

No se permiten comentarios