Esta camioneta cuadrada y austera no tiene aire acondicionado ni radio ni asiento de pasajero y su velocidad máxima es de menos de 80 kilómetros por hora. Sin embargo, el éxito del vehículo eléctrico ha fastidiado a automotrices como Volkswagen.

Bloomberg

Cuando Deutsche Post, el correo alemán, no pudo encontrar un vehículo de reparto sin emisiones que satisficiera sus necesidades, compró una startup y la desarrolló. Ahora el servicio postal más grande de Europa puede comenzar a vender esos vehículos -denominados StreetScooters- a otros, lo que muestra el potencial de perturbación que hay en un mercado automotor que cambia rápidamente.

A Deutsche Post AG employee uses a “StreetScooter” emission-free electrified light commercial vehicle (LCV) to make a postal delivery in Hamburg, Germany, on Tuesday, March 7, 2017. With car makers including Volkswagen AG and Daimler AG unable, or unwilling, to develop a van for Deutsche Post AG that was meant to offer little beyond the ability to carry a maximum of parcels at zero emissions, Europe's largest postal service partnered with a university professor to develop the vehicle itself. Photographer: Krisztian Bocsi/Bloomberg

“Es un buen ejemplo de cómo una startup estimula la competencia en la industria y presiona a los fabricantes consagrados”, dijo Stefan Bratzel , director del Centro de Gestión Automotriz de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Bergisch Gladbach, Alemania. La verdadera prueba para la incursión de Deutsche Post en la fabricación de camionetas vendrá cuando VW y Renault respondan en los próximos años con mejores ofertas propias, señaló.

Por ahora, Deutsche Post está en una posición envidiable, ya que, según dice, se halla en un punto de equilibrio con su emprendimiento después de fabricar sólo 2 mil 500 unidades. Esto contrasta con los fabricantes de automóviles desde Tesla hasta General Motors, que pierden dinero con sus autos eléctricos a pesar de los incentivos gubernamentales.

La compañía de correo planea producir 10 mil camionetas eléctricas anuales a partir de este año, lo que convertiría al StreetScooter en el número uno de los vehículos comerciales ligeros eléctricos de Europa, superando al Renault Kangoo, según Ian Fletcher, analista de IHS Markit. La compañía puede aumentar la producción a 15 mil.

Hay conversaciones en marcha con clientes potenciales de “numerosas industrias” de Alemania y el extranjero, e incluso existe un cliente que busca comprar un “número muy, muy grande” de StreetScooters, dijo Jürgen Gerdes, miembro del directorio. Deutsche Post dará más detalles a principios de mayo, pero los primeros indicios revelan que la empresa tiene planes que exceden el reparto de correspondencia.

En septiembre, la compañía con sede en Bonn mostró una versión naranja con una pala de descarga electrohidráulica de tres direcciones que podría ser útil para las empresas de residuos y las constructoras. También está trabajando en una variante más grande con más espacio de carga.

El vehículo, que lleva el logotipo en forma de corno de Deutsche Post, es un símbolo de la incapacidad de la industria automovilística europea para llegar a soluciones rápidas y rentables de reducción de emisiones para el mercado del último tramo de la distribución y las flotas municipales. Las ciudades de París a Nueva Delhi y Stuttgart, donde tienen su sede Daimler y Porsche, están prohibiendo algunos vehículos diésel o tomando otras medidas para reducir las emisiones.

La compañía de correo planea electrificar su flota mundial de 92 mil camionetas y ya ha comenzado a dejar el diésel. Para fin de año, duplicará el número de unidades de su flota alemana de StreetScooter llevándolo a unas 4 mil, dijo Gerdes. 

No se permiten comentarios