Los esfuerzos de Alemania para limpiar la imagen sucia del diésel con el retiro de modelos viejos y contaminantes de las carreteras probablemente alienten una ola de canjes de las automotrices del país.

Bloomberg

Se espera que hasta 1.3 millones de propietarios de automóviles alemanes acepten reembolsos de hasta 10 mil euros (casi 12 mil dólares) por auto de Volkswagen, Daimler y BMW en una repartición de dinero en efectivo similar al programa de dinero en efectivo por chatarras impulsado por el gobierno en 2009. Si bien ello elevará la demanda, podría todavía dejar más de cinco millones de automóviles diésel con sistemas anticuados de emisiones en las carreteras alemanas.

Fabricantes, incluyendo también a Ford, están apuntando los reembolsos a los conductores de automóviles diésel vendidos antes de finales de 2010, que actualmente son unos 6.4 millones de vehículos en Alemania. Con el fin de fomentar la compra de automóviles que cumplan las últimas normas de contaminación, los incentivos son el resultado de un acuerdo con el gobierno la semana pasada con el objetivo de prevenir una represión del combustible.

“Los autos aptos para el reembolso serán bastante viejos. Así que para las personas que consideran el programa, el salto a comprar un vehículo nuevo seguirá siendo significativo”, dijo August Joas, director de la práctica automotriz global de la firma de consultoría Oliver Wyman.

Los fabricantes asumirán el costo de los incentivos; los costos para Volkswagen ascenderían a alrededor de 400 millones de euros a 1.2 millones de euros en todo el grupo, según la empresa de investigación Evercore ISI. Al mismo tiempo, se espera que el programa beneficie a las automotrices al impulsar la demanda de nuevos modelos caros.

Los intercambios de poco menos de 1.3 millones de autos equivaldrían a 38 por ciento de las ventas de autos nuevos del año pasado en Alemania, que ascendieron a 3.35 millones de vehículos.

No se permiten comentarios