BMW añadirá un sedán eléctrico de baja altura a su estancada submarca “i”, como parte de los planes para acelerar el despliegue de vehículos a baterías y alcanzar así a Tesla.

Bloomberg

El modelo de cuatro puertas, mantenido en secreto cuando BMW mostró a la prensa su sede de diseño en Múnich el jueves, saldrá a la venta el 2021 y se ubicará entre el pequeño city car i3 y el sofisticado auto deportivo eléctrico i8. BMW no quiso especificar su nombre.

bmw-electric

Harald Krueger con el vehículo BMW i3s, el pasado 7 de septiembre.

En general, BMW planea ofrecer por lo menos 12 vehículos totalmente eléctricos para el 2025, incluyendo variaciones a baterías de modelos convencionales como el SUV X3, así como el futurista vehículo autónomo iNext. La nueva tecnología está facilitando la reactivación de la submarca “i”, a la que no se le ha asignado un auto nuevo desde el i8 en 2014. BMW prevé que las baterías de última generación permitirán una autonomía de viaje de hasta 700 kilómetros.

“Queríamos tener una autonomía de conducción suficiente, que está llegando con el último salto tecnológico”, dijo Harald Krueger, máximo ejecutivo de la compañía, en la exhibición inicial de los planes de la automotriz para el Salón del Automóvil de Fráncfort. Para la submarca del auto ecológico, “no había una gran brecha. Lo planeamos”.

Más tensión

BMW, que perdió la corona de ventas de autos de lujo a manos de Mercedes el año pasado, está buscando recuperar su papel de liderazgo en el segmento. Eso incluye ser más agresivo con la tecnología de última generación, en especial la eléctrica, al tiempo que la normativa ambiental europea se vuelve más estricta en 2020. La iniciativa de BMW es similar a los planes de Mercedes, los que involucran a la submarca EQ.

La demanda de los consumidores por el i3, que se lanzó en 2013, ha sido lenta debido a las preocupaciones por su limitado campo de autonomía de conducción y alto precio. Pero con las nuevas regulaciones que entrarán en vigor, los fabricantes de automóviles tienen poca opción más que hacer que los autos eléctricos sean más atractivos, especialmente a medida que los consumidores se alejan del diésel como consecuencia del escándalo de emisiones de Volkswagen.

“El entorno está cambiando, es mucho más tenso”, dijo en el evento Klaus Froehlich, jefe de desarrollo de BMW. “Debido a las acciones de algunos, y subrayo algunos, la credibilidad de nuestra industria se ha visto seriamente comprometida”.

No se permiten comentarios