Vladimir Putin dijo que en el futuro consideraría estar al volante de uno de los coches eléctricos Tesla de Elon Musk a medida que el mundo cambia hacia formas de transporte más ecológicas, aunque cree que los vehículos que funcionan a gas serían mejores para salvar el planeta.

Bloomberg

“¿Por qué no?”, respondió el miércoles el presidente ruso cuando le preguntaron si estaría dispuesto a comprar un Tesla durante una discusión en un foro de energía en Moscú. “¿Qué piensa usted? ¿que solo nos trasladaremos en carros o algo así? No, no vamos a subirnos a carros. ¿O a tanques?

Putin dijo que le gustan los autos eléctricos “livianos, rápidos y eficientes” que le han mostrado los fabricantes de Estados Unidos y Japón. Si bien estos coches son respetuosos del medio ambiente, se utilizan combustibles fósiles, en particular carbón, para generar la electricidad que carga sus baterías, agregó.

Photographer: Luke Sharrett/Bloomberg

Photographer: Luke Sharrett/Bloomberg

“Es por eso que un combustible para motores como el gas natural, en nuestra opinión, es en última instancia mucho más respetuoso con el medio ambiente que los autos eléctricos”, dijo Putin. Rusia es uno de los mayores productores de gas natural del mundo y muchas personas conducen vehículos que funcionan con ese combustible.

Putin tiene una pasión por los coches y una vez llevó al expresidente de Estados Unidos George W. Bush a dar una vuelta en su Gaz-21, una reliquia de la era soviética, cuando el mandatario estadounidense lo visitó en su residencia de las afueras de Moscú.

El presidente ruso probó un Yo-mobile, un coche híbrido ruso a gas y eléctrico desarrollado por el multimillonario Mikhail Prokhorov, en 2011, y condujo un sedán Lada Kalina hasta 2 mil kilómetros en 2010 para mostrar una carretera mejorada en el lejano oriente de Rusia.

No se permiten comentarios