La próxima generación de Lamborghinis podría actuar como sus propias baterías de gran potencia y ser capaz de autorrepararse.

Bloomberg

Lamborghini reveló hace unos días su auto concepto Terzo Millennio (“tercer milenio”) en la conferencia EmTech en Cambridge, Massachusetts. El automóvil es el producto de los primeros 12 meses de una asociación de tres años entre el fabricante de automóviles y el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

lambo-1

Fiel a la tradición de Lamborghini, el automóvil tiene un diseño limpio y descapotable, y las luces traseras Y, su marca registrada. El parabrisas parece extenderse desde la parte superior del automóvil casi hasta los dedos de los pies del conductor y la carrocería es tan baja que casi parece un apéndice de la carretera.

Pero los aspectos más notables del automóvil son invisibles y no solo porque aún no existen.

Lamborghini planea desarrollar supercondensadores que puedan proporcionar la energía rápida e intensa necesaria para impulsar un superdeportivo y que permitirían modelos totalmente eléctricos. Las baterías de iones de litio en los automóviles eléctricos de hoy en día liberan energía más lentamente y se arruinan con las cargas repetidas, porque dependen de reacciones químicas. Los supercondensadores almacenan energía físicamente y no generan el calor de los iones de litio, pero hasta el momento no ofrecen tanta potencia. La tecnología se utiliza actualmente en vehículos híbridos, pero para funciones limitadas como volver a activar motores detenidos.

lambo-2

“Gran parte de la innovación que llegó y se aplica en los automóviles de consumo comenzó con cosas como la Fórmula 1 y los superdeportivos”, dice Mircea Dincă, profesor asociado de química en el MIT, cuyo laboratorio es uno de los dos que trabaja con la automotriz. “Creo que si Lamborghini -y nosotros- cumplimos esta promesa, será realmente genial para el futuro de todos los medios de transporte”.

Lamborghini también pretende fabricar los supercondensadores con paneles de fibra de carbono que pueden usarse para fabricar la carrocería del automóvil, de modo que el Terzo Millennio extraiga energía de su propia carrocería. En otras palabras: el automóvil en sí es la batería.

Además, el concepto promete un automóvil que podrá monitorear continuamente el estado de su propia estructura, detectando desgaste y daños. Microcanales que contengan “químicos curativos” en la carrocería de fibra de carbono repararán automáticamente pequeñas grietas que de otro modo se propagarían.

lambo-3

Para rematar, la empresa desarrollará motores eléctricos en las ruedas, lo que eliminaría la necesidad de un solo motor grande.

“Colaborar con el MIT para nuestro departamento de investigación y desarrollo es una oportunidad excepcional de hacer algo en lo que Lamborghini siempre ha sido muy bueno: reescribir las reglas sobre autos superdeportivos”, dijo Stefano Domenicali, presidente y máximo ejecutivo de Automobili Lamborghini.

Lamborghini tuvo su inicio en la década de los 60 en Sant’Agata Bolognese, Italia, cuando Ferruccio Lamborghini, un fabricante de tractores que se había convertido en un rico industrial, decidió que quería superar a Ferrari. Hoy es parte del Grupo Volkswagen y los precios de sus autos comienzan en alrededor de 200 mil dólares. No hay una proyección de precios ni un cronograma para el Terzo Millennio: un modelo de producción no estará disponible en años, si alguna vez llega a esa etapa. Pero la asequibilidad no es realmente un concepto que podamos ver explorando a Lamborghini.

No se permiten comentarios